Blog de Actualizatunegocio

www.actualizatunegocio.es

" Blog sobre Internet, Tecnología y Negocio para empresas y público general "

EL PENSAMIENTO LATERAL

Hace un siglo aproximadamente, en un examen de física se hizo la siguente pregunta: “Demuestre como es posible calcular la altura de un edificio con un barómetro”. Un barómetro es un instrumento que mide la presión atmosférica y esta es una típica pregunta en física en la que se calcula la altura por la diferencia de presiones en la base y en la azotea del edificio.

Sin embargo un estudiante respondío: “Lleva el barómetro a la azotea del edificio y átale una cuerda muy larga. Descuélgalo hasta la base del edificio, marca y mide. La longitud de la cuerda es igual a la longitud del edificio”

Los profesores no sabían que hacer porque, a pesar de que la respuesta era correcta, no se había usado el razonamiento físico esperado, lo que no probaba los conocimientos del estudiante. Decidieron dar otra oportunidad al estudiante y le dieron 6 minutos para que respondiera, con la advertencia de que esta vez debía demostrar sus conocimientos de la física.

Pasados 5 minutos el estudiante no había escrito nada y le preguntaron si se daba por vencido, a lo que respondió que lo que ocurría era que tenía varias respuestas y no sabía cual elegir. Finalmente en el último minuto escribió: “tomo el barómetro y lo lanzo al suelo desde la azotea del edificio, calculo el tiempo de caída (t) con un cronómetro. Después utilizo el tiempo de caída y la constante de aceleración para calcular la altura del edificio”.

Le dieron la nota más alta y cuando a la salida le preguntaron cuales eran las otras respuestas dijo: “Bueno, hay muchas maneras, por ejemplo, tomas el barómetro en un día soleado, mides su altura y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio. También puedes tomar el barómetro y marcar en la pared su altura una y otra vez hasta que llegues a la azotea. Al final multiplicas la altura del barómetro por el número de marcas que hiciste y ya tienes la altura del edificio. Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento más sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo. Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores y aplicando una sencilla fórmula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio. En fin, concluyó, existen muchas formas más de hacerlo. Probablemente, la mejor sea tomar el barómetro y golpear con este la puerta de la casa del conserje del edificio y cuando abra, decirle: “Señor conserje, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo”.

Después de esto le preguntaron si realmente no conocía la respuesta “habitual” para resolver el problema, pues no era ninguna de las dadas y respondió que, efectivamente la conocía pero que sus profesores de física le habían enseñado a pensar antes de responder y eso es lo que había intentado hacer.

El profesor era Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y premio Nobel de química y el estudiante Niels Bohr, futuro premio Nobel de física por intuir correctamente el modelo atómico, base de la mecánica cuántica.

Este es un ejemplo de pensamiento lateral, que es aquel que se usa cuando no se siguen los patrones preestablecidos del pensamiento formal o lógico .

Desde pequeños nos van “encauzando” a través de unas enseñanzas regladas, con los mismos códigos y algoritmos ortodoxos e idénticos para todos, de forma que el pensamiento lógico va ganando terreno hasta convertirse en el único que usamos en nuestra vida cotidiana de adultos.

Sin embargo en el ámbito, científico, tecnológico y cada vez más de gestión empresarial, se valora mucho a las personas capaces de “pensar lateralmente” Porque son la clave de la creatividad y la innovación en estos campos. Personas como Steve Jobs son un paradigma de esto.

En nuestra sociedad se critica y se margina habitualmente al que tiene un punto de vista diferente a la mayoría o un tanto peculiar, lo que hace que todos nos comportemos de forma lineal sin apartarnos de lo “politicamente correcto” o lo establecido. Es curioso que luego sean estas personas las que, con su manera diferente de abordar las cosas, hagan evolucionar la sociedad.

Por no extenderme demasiado os dejo otro ejemplo matemático para el que debereis usar el pensamiento lateral en su resolución: Definir la regla o patrón de la siguiente serie numérica: 1,2,4,5,8,11,12,14,18,21….

 

www.actualizatunegocio.com

  • Javi comentó:

    Curiosa la anécdota sobre Niels Bohr. En cuanto a la serie, he dado con un par de patrones que siguen esa regla aunque supongo que la mas verosímil es la que continua por 22,24,25,28,31,32,34,35… no voy a seguir porque si no quito toda la gracia dire que a partir del numero 80 se pone mas entretenida.

    • admin comentó:

      Pues enhorabuena Javi, has pensado de forma lateral y has dado con el patrón de la serie numérica. Gracias por no desvelar dicho patrón.
      http://www.actualizatunegocio.es

Tu dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*